Sí, demostrado está que la mejor prevención es una buena protección, por ello podemos asegurar que el protector solar es nuestro gran aliado para disfrutar del sol.

El daño solar acumulado en la piel es el responsable del fotoenvejecimiento, sobre todo en los meses de verano.

La radiación solar afecta al ADN de las células provocando la destrucción del colágeno, lo que lleva a deshidratación en la piel, flacidez y arrugas… a alteraciones de la piel.

Esa radiación solar también es la causante de la queratosis actínica.

La queratosis actínica, también es conocida como queratosis solar, es un precáncer de piel.

Las personas con un fofotipo claro, o los hombres de edad avanzada con alopecia son más propensos a presentar esta patología.

Además las zonas más afectadas son las que están más expuestas a la radiación del sol, como son la cara, las orejas, la calva en los varones, el escote y las manos.

Se manifiesta en forma de manchas con relieve y descamación.

¿Qué factores la empeoran?

La exposición prolongada a la radiación ultravioleta sin protección solar es el principal factor que empeora esta patología. Ya que seguirá produciendo modificaciones en el ADN celular que se verá reflejado en la aparición de estas lesiones.

 

¿Cómo podemos prevenirla?

  • Utilizar protección solar diaria de amplio espectro, sobre todo en las zonas más expuestas (rostro, escote, manos…), incluso en los días nublados.
  • Evitar la exposición a la radiación solar durante las horas centrales del día (de 10 a 16h)
  • Utilizar sombreros en los varones con calvicie, y/o aplicar diariamente un producto solar adecuado para evitar lesiones en la zona.
  • Los complementos alimenticios especiales para proteger la piel de la radiación pueden ayudarnos a fortalecer nuestra barrera cutánea.
  • Acudir al dermatólogo ante la sospecha de cualquier alteración en la pigmentación de nuestra piel. Aparición de nuevos lunares, manchas, o pigmentaciones irregulares.

La prevención es crucial para que no se produzcan lesiones en las capas más profundas de la piel.

¿Cómo podemos tratarla?

Los tratamientos existentes son de tipo médico (crioterapia, electrocoagulación o cirugía).y los realizará siempre un profesional médico cualificado.

También podemos abordarlos mediante tratamientos farmacológicos:

productos sanitarios de aplicación tópica que ayudan a reparar esas zonas dañadas de la piel y a protegerla frente a los daños de la radiación solar, puesto que presentan filtros de pantalla.

Protección solar

Entre las referencias que hay en el mercado, nosotros apostamos por SUNSIMED, de los laboratorios Eau Thermale Avène.

Este solar específico para la queratosis actínica es un producto sanitario con muy Alta protección UVB y  UVA que restaura las defensas antioxidantes naturales de la piel, gracias al Pre-tocoferil  que proporciona una protección celular reforzada.

Indicado para prevenir la queratosis actínica, los cánceres cutáneos y el fotoenvejecimiento.