Los ejercitadores de Kegel: La forma más efectiva de fortalecer el suelo pélvico

Tus músculos son imprescindibles para controlar la vejiga y el intestino, nos ayudan a disfrutar de un embarazo saludable y preservar la fortaleza vaginal.

Problemas de salud comunes como la incontinencia, la pérdida de tensión vaginal o la debilidad pélvica, ahora ya se pueden controlar y superar. Dado que 1 de cada 3 mujeres padece algún problema de suelo pélvico, cuidar tu salud íntima es primordial. Y como no… dar importancia a que un suelo pélvico mejora las sensaciones durante tus relaciones íntimas… A que, ya empieza a interesarte…

¿Cómo conseguirlo?

Ejercicio como pilates o yoga son formidables para fortalecer muchas partes del cuerpo: abdomen, lumbares, glúteos… y el suelo pélvico, a parte que favorecen la relajación. Y los ejercicios de Kegel, estos  se basan en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la musculatura pélvica.

Para conseguir los máximos beneficios y asegurarnos que los estamos realizando correctamente, podemos ayudarnos de La Rutina de Kegel Laselle de Intimina.

Elige el peso correcto para ti, y personaliza tu entrenamiento mejorando progresivamente el nivel de resistencia. Están disponibles en 3 niveles de resistencia para que elijas el peso que mejor se adapta en cada momento a tus necesidades personales.

Ejercitadores Kegel, 3 niveles de resistencia

Comienza la rutina, es muy sencilla: basta con contraer los músculos pélvicos, mantener esa contracción y luego soltar. A continuación descansa y relaja los músculos hasta que estés lista para repetir.

Acuérdate de respirar. Una correcta respiración al realizar ejercicios ayuda a que los movimientos sean más armoniosos, y permite crear un ritmo más agradable para una rutina mucho más eficiente.

¡Comienza hoy a practicar tu rutina!

Qué deberías tener en cuenta: Estos consejos pueden no ser aplicables en tu caso particular. Los ejercitadores de suelo pélvico no deben utilizarse durante el embarazo ni en primeras etapas de la recuperación post-parto. Asimismo, las mujeres que se sometan a cirugía genitourinaria o
pélvica deberán esperar al menos seis semanas antes de poder usarlos. Para cuestiones específicas relacionadas con tu salud, consulta siempre con tu médico.

Como ves esto es como ejercicos de pesas pero para la mujer, yo ya estoy decidida, y tú…

¡Ponte a ello, no te arrepentirás!