¿Qué son los transformadores de la piel?

Siguiendo los Post sobre la Pirámide de la piel subimos un escalón más.

Habíamos hablado de limpieza y protección, pilares básicos en nuestra rutina para mantener una piel sana, pero ahora dando un paso más allá vamos a hablar de los activos que van a actuar en nuestra piel, son los tratamientos intensivos anti-edad y los despigmentantes.

Así como los protectores (y antioxidantes) son los que nos previenen de fotoenvejecimiento por el día, los transformadores se usarán preferiblemente por la noche.

Y… ¿Cuáles son los transformadores?

  • Los AHA (alfahidroxiácidos) y sus derivados: Ácido Glicólico, Citrico, Láctico, Málico, Mandélico,  Tartárico…
  • BHA: (Betahidroxiacidos): Ácido Salicílico. Estos son liposolubles, por ello son más eficaces en las pieles grasas. Además es queratolítico y realiza una ligera exfoliación en la superficie de la piel dejándola más suave y limpia.

Su eficacia depende de la concentración y el PH a la que estén formulados.

A mayor concentración hablamos de mayor efectividad, por lo tanto tener una alta concentración es importante pero llega un momento que por poner más alta concentración los beneficios que alcanzan no son significativos y puede aumentar la irritabilidad y no tolerados por nuestra piel. Además hay que ponerlos de manera progresiva para que nuestra piel se vaya adaptando y ganado tolerancia.

En concentraciones del 10% favorece la síntesis de colágeno y elástina, a la vez que consigue una mayor acción renovadora en la superficie de la piel.

La máxima concentración de venta en farmacias es del 10% de ácido libre.

Cuando sus concentraciones son superiores al 20%, su uso es sólo bajo prescripción médica.

Aunque hay que observar una fórmula en su conjunto porque la sinergia entre ingredientes es muy importante para obtener buenos resultados.

Debe estar formulado a un PH entre 3,5-4,2. A menor PH el ácido glicólico será más eficaz pero peor tolerado, y a mayor PH será menos eficaz pero mejor tolerado. Por ello es muy importante adecuar el producto a cada persona según la tolerancia del producto.

Se deben evitar en las pieles sensibles, intolerantes o que presenten alguna patología como rosácea o dermatitis atópica.

Los productos con AHA conviene aplicarlos sin frotar, evitando las comisuras de los labios y zona periorbital para evitar que pudiera entrar en los ojos.

Los alfahidroxiácidos se pueden alternar junto con los retinoides para obtener mejores resultados y una mayor “transformación” de nuestra piel.

  • Retinoides: son muy eficaces en manchas, marcas de acné y antienvejecimiento. Es importante que se utilice con la recomendación de un profesional según el tipo de piel y el objetivo buscado y teniendo en cuenta las diferencias entre las distintas formulaciones, no todos los retinoides son iguales.

El ácido retinoico (tretinoína, isotretinoína) es el más eficaz, pero también el más irritante y requiere una “prescripción médica”.

El retinol es un precursor del ácido retinóico, algo menos potente, pero también menos irritante y, en función de la concentración y el PH será más o menos eficaz. Es aconsejable empezar poco a poco,  por la noche e ir aumentando según tolerancia.

El retinaldehído se forma por oxidación del retinol y es menos irritante. El riesgo de enrojecimiento o descamación es menor.

Palmitato de retinol o retinil palmitato es una forma de almacenar el retinol es más estable pero también es  más débil. Por ello tiene la ventaja de que no suele provocar irritación.

Pero no dudes en preguntar si tienes alguna duda qué estaremos a tu disposición para ayudarte.

Dentro de los transformadores de la piel incluiremos:

Los Despigmentantes:

  • Hidroquinona, Ácido Azelaico, Ácido kójico, Ácido tranexámico, Niocidamida…
  • Algunos provienen de las plantas: Vid (viniferina) Regaliz (glycyrrhiza glabra), Margarita (bellis  perennis)…

Sin olvidar que el mejor tratamiento despigmentante es la prevención, con el uso de fotoprotectores bien utilizados durante todo el año.

Hay muchos tipos de despigmentantes y no todas las manchas son iguales, un estudio previo de tu dermatólogo (o una consulta precedente en la farmacia) podrá enfocar cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso.

Es importante que durante el tratamiento con transformadores de la piel por la mañana se aplique un protector solar de al menos FPS30 (mejor si es 50+) UVA, y que se renueve cada dos horas a lo largo de la jornada.

Hay que tener en cuenta que el conjunto de ingredientes en una fórmula es clave para su eficacia. Siempre que tengas dudas estaremos encantados de ayudarte.