Una alimentación correcta y equilibrada garantiza al organismo un aporte adecuado de nutrientes esenciales para llevar a cabo las funciones fisiológicas.

Para un deportista ese aporte de nutrientes promueve el mantenimiento o crecimiento de la masa muscular, optimiza el rendimiento y repone las posibles deficiencias relacionadas con el estrés psicofísico producto de la actividad deportiva intensa.

El correcto metabolismo de los macro nutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) y su transformación en glucosa y glucógeno para producir energía son procesos clave para proporcionar a los atletas la fuerza necesaria para el buen desarrollo de las actividades, tanto durante el entrenamiento como en la competición.

Llevar una alimentación equilibrada significa variar la dieta todos los días, alternando  con frecuencia los alimentos – cereales, legumbres, carne, pescado, leche, frutas y verduras – para asegurarse de ingerir todos los nutrientes necesarios.

Para aquellos que practican deportes, los requerimientos diarios de calorías pueden variar de 2000 a 5000 Kcal según el sexo, la edad o la intensidad y duración y del esfuerzo realizado.

Hablamos del concepto «balance energético» que explica la necesidad de introducir una mayor cantidad de alimentos, proporcionalmente a la actividad que se desarrolla y a la energía que se consume.

La función de la alimentación

Como hemos dicho una alimentación equilibrada es esencial para el funcionamiento apropiado del organismo, el cual tiene la capacidad de transformar la energía química proveniente de los alimentos en energía mecánica, es decir, en trabajo corporal.

A través de los nutrientes, la alimentación realiza varias tareas:

  • Los carbohidratos y las grasas aportan el material energético indispensable para llevar a cabo cualquier actividad.
  • Las proteínas y los minerales proporcionan los elementos estructurales fundamentales para el crecimiento y el mantenimiento del organismo.
  • Las vitaminas y los minerales son microelementos esenciales para las reacciones bioquímicas, básicas para la vida.

Cuando el aporte de nutrientes a través de la alimentación no es suficiente para cubrir las necesidades diarias, se puede recurrir a los complementos alimenticios para compensar las deficiencias nutricionales causadas por la mala alimentación, dietas desordenadas restricciones alimenticias o una mayor necesidad de nutrientes debido a actividades deportivas o laborales intensas.

Por lo tanto, la tarea de los complementos alimenticios en garantizar la distribución adecuada de la macro y micro nutrientes, como en todas las dietas equilibradas.

Alimentación equilibrada

En próximos posts iremos viendo aquello que  los  macronutrientes (proteínas y aminoácidos, Carbohidratos, fibras, grasas y ácidos grasos, agua) y los micronutrientes (Vitaminas, Minerales y oligoelementos) aportan a nuestra actividad deportiva.