Cómo cuidar el cabello cuando se hace deporte

Empecemos este Post desmintiendo el mito:

«Lavar el pelo todos los días es malo»

Cada persona lavará el cabello en función de sus necesidades.

Hacer deporte de manera diaria puede afectar a la limpieza y brillo del cabello. El sudor y la utilización de productos no adecuados de forma continua puede influir en el estado de nuestro cuero cabelludo: engrasarlo, resecarlo o la aparición de Dermatitis son problemas comunes en los deportistas.

Lo importante es usar champús adecuados, champús de uso frecuente, equilibrantes, (no neutros ph 7, si no que el ph debe estar sobre 5) que no agredan el cuero cabelludo. Estos deben estar formulados con tensioactivos aniónicos, más suaves que los habituales.

Los lavados se realizarán aplicando una pequeña cantidad de champú sobre el cuero húmedo para posteriormente hacer un masaje suave con la yema de los dedos, evitando la presión excesiva. Aclararemos con agua abundante, no demasiado caliente para no irritarlo y, en cuanto al secado, la temperatura no debe ser muy elevada. Además se aconsejan protectores térmicos en caso de usar planchas del pelo.

Recomendaciones básicas

La práctica del deporte irremediablemente implica la aparición del sudor y para que esto no estropee nuestro cuero cabelludo es recomendable aislar el cabello recogiéndolo con una cinta en la frente.

Además si es largo se puede recoger en una coleta a través de gomas anchas que evitan las roturas y que en los descansos se puedan soltar y sacudir para que el sudor acumulado se evapore. Asimismo esas cintas elásticas recogen el sudor que se genera en el cuero cabelludo e impide que baje a los ojos.

También es importante proteger el cabello del sol mediante el uso de gorras de material ligero y transpirable o protectores solares exclusivos para el cabello, ejerciendo de barrera para la luz solar y que no estropee la queratina capilar.

En casos de practicar una actividad acuática el cloro reseca mucho el pelo y por lo tanto es recomendable protegerlo con gorros que aíslan del agua de la piscina o con aceites ricos en Vit. A, C y E con el objeto de mantenerlo hidratado y a la vez el cabello absorbe menos productos químicos .

Cuando no se puede lavar el cabello a menudo podemos utilizar los champús en seco. Aportan textura, volumen y eliminan la grasa.

Respecto a su composición son mezclas de polvos de almidón de maíz, arroz, caolin o arcillas que provocan la absorción del sebo y la suciedad. Se presentan en forma de aerosol para permitir la fácil dispersión de las partículas de polvo sobre el cabello.

Para aplicarlo hay que agitarlo antes de usar y se vaporiza a una distancia prudencial (sobre 15 Cms) sobre el cuero cabelludo y las raíces, para luego dejarlo reposar durante 2 minutos y eliminarlo mediante un cepillado.

Están indicados para espaciar lavados y en caso de gente encamada que no puede lavarse el cabello a menudo.

No indicados en caso de seborrea de moderada a grave ya que se puede producir un efecto rebote.

Es un buen compañero de viaje 😉

¿No sabes el estado de tu cuero cabelludo? En la Farmacias Jordá podemos hacer un estudio capilar.

Gracias al equipo de TodoDermo por la información.