Hoy es el día más propicio para hablar de los cuidados de la piel en invierno, la nieve nos da pie para ello.

La bajada de las temperaturas y el viento en invierno pueden provocar sequedad y deshidratación en la piel, el frío debilita la película protectora hidrolipídica.

Además de resecar la piel, estos factores,pueden agravar algunas enfermedades de la piel como los eccemas y  acentuar el estado de la piel sensible. Así como favorecer la aparición de grietas e irritaciones de contacto.

Estas molestias pueden afectar a todas las personas pero las pieles sensibles lo sufren más, aumentando las rojeces, cuperosis y rosácea.

Es importante hacer un diagnóstico acertado de la piel  y de sus necesidades, lo que permitirá elegir el producto más adecuado según el estado y tipo de piel.

Los cuidados deben adaptarse a las características de la piel de cada zona, no es lo mismo la piel del cuerpo que la de la cara, y también hay que pensar en la piel de los ojos y labios que es mucho más fina. Y es importante cuidarla de manera especial si practicas deportes de invierno o al aire libre a temperaturas extremas.

Consejos para el cuidado de la piel en invierno

Hidratar a diario es muy importante y varias veces si padecemos algún tipo de dermatosis. Los emolientes ayudan a tener una piel más sana.

No utilizar productos agresivos para lavar la cara y cuerpo. Los syndets (detergentes sin jabón) son una de las mejores opciones.

Evitar ducharse con agua muy caliente, lo ideal es el agua tibia.

Al lavar las manos poner siempre crema y si se padece alguna dermatitis poner crema barrera de manos.

Hidratar los labios y protegerlos del sol y del frío, así como secarlos bien después de beber hidratándolos inmediatamente.

Usar guantes y prendas de abrigo, sobretodo en aquellos que padezcan de permisos (sabañones).

Huirde los cambios bruscos de temperatura. ¡Ojo cuando tienes las manos frías y las pones cerca de una fuente de calor!

Cuidar la alimentación: Aumentar el consumo de Vit. c y otros antioxidantes. No olvidar beber agua.

Evitar el consumo de tabaco y el alcohol.

¿Qué tipo de tratamiento es el más adecuado?

Es una buena época para utilizar los transformadores de la piel por la noche, así como los tratamientos despigmentantes.

Por el día es recomendable usar antioxidantes y cremas que sean muy hidratantes y que protejan del sol. Aunque estemos en la temporada de invierno es muy aconsejable usar protección solar.

Pensar que si cuidáis la piel se pueden prevenir muchas dermatitis que con el tiempo se pueden ir agravando. En la Farmacia estaremos encantados de atenderte y aconsejarte en el tratamiento más adecuado para ti.