La exfoliación es un proceso natural de renovación celular de la piel, se eliminan células muertas de la epidermis.

En una higiene corporal completa con un exfoliante, podemos ayudar a esta renovación eliminando las escamas de las células muertas y así conseguir una piel más luminosa y más suave.

El objetivo es que nuestra piel tenga una textura más afinada y que sea más receptiva a los tratamientos que podamos aplicar posteriormente.

El mejor momento para utilizar el Exfoliante corporal es en la ducha, con movimientos suaves. En sentido circular si es en las nalgas, vientre y caderas. En las piernas y brazos la aplicaremos de forma ascendente. Las veces que la podemos aplicar varía según el tipo de piel y producto. Por regla general suele ser de 2 a 3 veces por semana. No se debe utilizar con la piel irritada o si hay eczemas.

Si vamos a depilarnos la exfoliación la realizaremos por lo menos un día antes, ya que la piel puede estar más sensible. Eliminamos las células muertas y ayudamos a que salgan los pelitos enquistados

Es importante realizar una exfoliación más intensa en las zonas propensas a rugosidades: codos, talones… Sobretodo ahora en verano que al estar al aire esas zonas son propensas a secarse más.

Cómo hemos dicho con la exfoliación la piel está más receptiva a los tratamientos que podamos aplicar 

  • Con la exfoliación activamos la circulación y el sistema linfático por ello es bueno realizar un masaje que drene y nos aporte bienestar (masaje sin apretar, con la yema de los dedos). Un buen momento para aplicar las cremas que activan la circulación.
  • Uno de los tratamientos que más agradecen una exfoliación antes de aplicarlos son los anticelulíticos, su efectividad es mucho mayor.
  • Una de las ocasiones que requieren una exfoliación es cuando utilizamos Autobronceadores. Para que un Autobronceador quede perfecto es mejor aplicarlo sobre una piel lo más suave posible y esto se consigue con los exfoliantes.
  • También con la exfoliación conseguirás un bronceado perfecto. 😉

Es importante después de la exfoliación hidratar la piel, con cremas hidratantes, nutritivas o aceites secos. Ideales ahora en verano ya que dejan una piel suave y muy bonita.

Algunos exfoliantes:

Hay exfoliantes jabonosos que los podemos utilizar como un único producto:

Jabón de amapola de Boí Thermal de Martiderm. Es un jabón natural a base de manteca de Karite, aceite de coco, y aceite de oliva con semillas enteras de Amapolas.

Los Scrub o Gommage son prácticamente iguales, se diferencian principalmente por su textura.

Crushed Cabernet Caudalie: es el tratamiento emblemático del Spa de Vinothérapie. Con pepitas de uva y 6 aceites esenciales.

Exfoliante Divino: De textura mantecosa fundente que se transforma en leche en contacto con el agua. Con 4 Aceites vegetales ( Uva, Argán, hibisco y sésamo) y cristales de azúcar moreno. Con el perfume característico del perfume Divine.

Avène Body: Exfoliante suave que afina la piel gracias a la combinación de esferas de celulosa suave y cera de jojoba.

Elancyl Energizante: Enriquecido con estracto de hiedra para una piel más tonificada. Ideal para potenciar los tratamientos anticelulíticos.

Y recuerda que una buena higiene se complementa con la exfoliación.

¿Y tú utilizas Exfoliantes?