¿Porqué tomar cápsulas de fotoprotección oral?

La ciencia nos ayuda entender cada vez mejor el daño de la radiación en nuestra piel.

Actualmente sabemos que las diferentes radiaciones que recibe nuestra piel, no solo producen enrojecimiento, sino que generan radicales libres que dañan nuestro ADN, lo que a largo plazo, produce daños mayores.

¿Sabías que más de la mitad de nuestra piel no está correctamente protegida cuando utilizamos únicamente fotoprotectores tópicos como cremas, lociones o sprays?

Aplicar la crema solar no es fácil y pueden quedar zonas sin cubrir como la nuca, las orejas, los antebrazos o el empeine… además la mayoría de veces no aplicamos la cantidad de producto recomendada.

Hasta el 55%de nuestra piel queda desprotegida aunque apliquemos filtros solares.

La solución está en combinar las cremas solares con las cápsulas de fotoprotección que consiguen hacer frente a los daños del sol desde el interior, ayudando a multiplicar la resistencia de nuestra piel frente a la radiación solar.

Fernblock® es un extracto único obtenido a partir del helecho tropical polypodium leucotomos (EPL) con propiedades que activan mecanismos de defensas contra la radiación solar, proporcionando a la piel una protección avanzada.

La tecnología Fernblock® tiene propiedades antioxidantes demostradas:

  • Multiplica la resistencia de la piel al sol.
  • Preserva las defensas inmunológicas de la piel.
  • Protege y repara el daño solar.
  • Previene la aparición de manchas reducen los cambios de pigmentación.
  • Actúa contra el envejecimiento cutáneo

Este extracto no solo ayuda a evitar los daños inmediatos como las quemaduras solares, sino que aporta también una protección capaz de prevenir los efectos negativos a largo plazo como el daño en el ADN.

Es eficaz y segura. Avalada científicamente.

¿Para quién esta indicada la foroprotección oral?

¡Son ideales para aquellas personas que realizan actividades al aire libre tomándolas media hora antes!

La protección solar avanzada permite reforzar el sistema inmunológico, evitar infecciones y la inflamación de los tejidos más superficiales de la piel que a su vez provocan tirantez, molestias y picores.

Muy recomendable para las personas con alergias solares.

Actúa como  inflamatorio, por lo que es muy recomendable en patologías con alguna alteración de la piel como la rosácea o la dermatitis atópica.

Otras patologías como el acné parecen mejorar con el sol pero en realidad solo produce una falsa sensación que se revierte con un efecto rebote.

También es muy importante una protección solar adecuada en patologías que requieren una exposición solar controlada como el vitíligo o la psoriasis.

Cuando hay un déficit de Vitamina D, Heliocare nos ofrece cápsulas formuladas con Vitamina D.

Heliocare 360 cápsulas, combina la tecnología Fernblock® con otros activos de eficacia avalada como la cisteína, la insulina y la niacinamida.

¡Hay una fotoprotección oral específica para cada persona!.

La fotoprotección oral de Heliocare contribuye a frenar la pérdida de colágeno y elasticidad de la piel producida también por la radiación infrarroja y la luz visible.

La exposición solar tiene una relación directa con el envejecimiento cutáneo porque los distintos tipos de radiaciones reducen la actividad de los fibroblastos (células responsables de la producción de colágeno) y provocan la inflamación de la piel y la degradación de proteínas como el colágeno y elastina.

Este proceso tiene como consecuencia la pérdida de elasticidad y la aparición de arrugas y líneas de expresión.

Además, la radiación solar causa un engrosamiento epidérmico que se traduce en una textura de la piel más irregular y en un cambio en su tono con la aparición de manchas oscuras sobre todo en el rostro, cuello, el escote y los brazos.

Los numerosos estudios asocian la exposición a la luz visible con la aparición de manchas. por estos motivos es importante protegerse frente a todo el espectro de la radiación solar.

Hay que destacar que las cápsulas de Heliocare con Fernblock®, no solo ayudan a prevenir estos daños y a proteger frente a los cuatro tipos de radiaciones que llegan a la piel, sino que han demostrado reducir un 33 % de la intensidad de las manchas.

Para los deportistas

Al realizar deporte al aire libre los problemas para reaplicar la crema solar son mayores.

Además cuando hacemos deporte tendemos a quitarnos ropa como sudaderas y chaquetas para quedarnos en manga corta dejando expuestas partes del cuerpo donde no solemos aplicar crema solar si no estamos en la playa.

¡Ojo a los ciclistas en la nuca!

A las dificultades para aplicar las cremas solares se añaden el sudor y el contacto con agua o toallas, de manera que la protección va perdiendo eficacia más rápidamente y la piel queda más desprotegida frente a la radiación solar.

Para los niños

También, los niños requieren de una mayor protección Frente a la radiación solar porque su piel está en desarrollo y es mucho más frágil que la de los adultos.

Las características de la propia barrera cutánea de los más pequeños hacen que sean un grupo más vulnerable a los efectos perjudiciales del sol. De hecho el estrato córneo, la capa más superficial de la piel es un 30 % más fina que los adultos.

A estos factores se une que a menudo es complicado realizar una correcta aplicación de los fotoprotectores tópicos en niños porque es difícil extender correctamente todo el producto o repetir su aplicación cada dos horas.

Además se reduce el riesgo de quemaduras, algo muy importante, porque un niño que haya sufrido quemaduras tiene mucho más riesgo de sufrir cáncer de piel cuando sea mayor.

Para responder a las necesidades de los más pequeños (a partir de los 4 años) tenemos Heliocare 360 sticks, perfectos para tomarlos media hora antes de la exposición al sol.

Actúa desde la primera toma.

Pero no olvidemos que es un complemento a la fotoprotección tópica, nunca la sustituye.

¿Quieres saber que fotoprotector oral es el más adecuado para ti? Consultanos.