Empezamos la vuelta al Cole y con ello la vuelta a la rutina habitual. Sé que la mayoría estáis pensando

«ya era hora».

Nosotros también vamos a volver a la rutina habitual con los post de Actualidad de nuestra página web.

Y empezamos la vuelta al día hablando de los cuidados del cabello después del verano,  gracias a las sugerencias de nuestra compañera Anabel Vaquer.

Después de estos meses de exposición solar, playa y piscina , nuestro cabello necesita unos cuidados especiales para mantenerse sano y bello.

¿Por qué necesitamos cuidar nuestro cabello después del verano?

Conozcamos un poco su estructura:

  • El cuero cabelludo: cubre la caja craneal y posee una abundante red vascular y nerviosa, así como glándulas sudoríparas y sebáceas.  (Lo trataremos más extensamente en un post un poco más adelante cuando hablemos de la caída)
  • La flora capilar, su desequilibrio puede llevar a problemas  como caspa, dermatitis seborréica, grasa…
  • El cabello: es un tipo modificado de piel formado por células queratinizadas muy compactas. Está constituido por dos partes la parte visible o tallo piloso y la raíz , asentada en un hueco en forma de saco llamado folículo piloso.

A su vez el tallo piloso está construido por tres capas:

  • La médula, es la más interior e inexistente en cabellos muy finos
  • El córtex, del cual depende el grosor y el color del cabello. Está formado por células córneas pigmentadas por melanina. El córtex contiene queratina, que posee dos propiedades fundamentales para un cabello sano y bonito: solidez y extensibilidad.
  • La cutícula es una estructura multicapa de células planas intercaladas como las tejas de un tejado. Esta estructura facilita la protección de todo el tallo frente al medio externo.

Cada cabello tiene asociada una glándula sebácea que segrega sebo a través de su canal, constituido sobre todo por agua y ácidos grasos, dicho sebo constituye el film hidrolipídico junto a las secreciones de las glándulas sudoríparas. Un cabello bien lubricado por el film hidrolipídico es un cabello brillante y sano.

La radiación solar, el cloro de las piscinas y la sal del mar son factores externos que afectan directamente al film hidrolipídico, dejando las escamas sometidas a dichas agresiones, lo que produce una alteración en la estructura y como consecuencia las escamas o tejas se abren. Así es como se produce una deshidratación del cabello, además de pérdida de aminoácidos y lípidos afectando a sus características:

Pérdida de brillo: por la separación de las escamas
Pérdida elasticidad y resistencia: cabello quebradizo y frágil
Cabello áspero y más difícil de desenredar
Degradación de la melanina: el color se aclara
No sólo se ve afectado el tallo también el cuero cabelludo se puede deshidratar e irritar, alteraciones que se manifiestan sobre todo con picor.

¿Cómo podemos cuidar nuestro cabello?

Soluciones:

En la farmacia podemos encontrar diferentes soluciones para mejorar las condiciones del tallo piloso después del verano. Utilizando la cámara de nuestro Dermoanalizador MDS-1000 podremos ayudarte a escoger el tratamiento más adecuado para ti.

Mascarillas: se recomendarán como tratamiento de choque 1 o 2 veces en semana. Si hay deshidratación en cuero cabelludo buscaremos que sean específicas para éste, si sólo hay deshidratación en tallo piloso las usaremos de medias a puntas.
Bálsamos con aclarado: para aplicar después de cada lavado de medias a puntas, su efecto no suele ser tan potente como el de las mascarillas.
Tratamientos sin aclarado: son la crema hidratante de cada día del cabello, de aplicación de medias apuntas para no engrasar demasiado el cuero cabelludo y que se vea sucio.
Serum de puntas: complemento específico para la zona de las puntas cuando estas están muy dañadas. Se aplicará de forma localizada.

¿Quieres saber el mejor tratamiento para tí? No dudes en consultarnos 😉