Hoy nos centramos en cuidar la piel del deportista: Preparación, Protección, Recuperación.

En +recuperación hablábamos de la importancia del uso de preparadores y recuperadores (y/ o suplementos de proteínas) después de la práctica deportiva para favorecer y asimilar el trabajo realizado.

Recordemos que la piel es el órgano más grande que tenemos, y quizás , en esta época del año podemos ponerla en riesgo si no se tomamos las precauciones necesarias.

La práctica deportiva al aire libre implica sufrir las inclemencias climatológicas: el sol, el calor, el viento, el frío y el agua suponen un desgaste crónico de la piel.

¿Sabías que en deportistas se dispara la producción de radicales libres?

Los radicales libres son unas sustancias químicas que se forman a partir del oxígeno que entra en nuestro cuerpo, y son causa del envejecimiento celular y de agresiones que pueden desarrollar enfermedades.

El 95% del oxígeno que entra en el cuerpo es usado por las células para producir energía y el resto es el que genera estas sustancias nocivas. 

Se calcula que los deportistas consumen veinte veces más oxígeno que el resto de las personas, por lo tanto, la producción de radicales libres se dispara.

 

Los rayos UVB pueden producir un daño en las células de Langerhans que se encuentran en la epidermis (capa más superficial de la piel) alterando la función inmunológica y disminuyendo la defensa cutánea ante infecciones bacterianas por hongos, dermatitis, incluso cáncer de piel. 

Para proteger el sistema inmune y recuperar la capacidad inmunológica no será suficiente con un protector solar con FPS alto que solo cuantifica la protección UVB, sino que debe tener amplio espectro tanto para UVB como para UVA. Además existe evidencia de que los antioxidantes y las enzimas reparadoras del ADN pueden incrementar la protección.

Aquí podemos hablar de la tecnología Fernblock®:

Fernblock® es el activo base de HELIOCARE®. Es un exclusivo extracto estandarizado de Polypodium Leucotomos (Helecho tropical) con una potente acción protectora, antioxidante y reparadora qué funciona tanto por vía tópica como por vía oral. Sus principios activos actúan en las cuatro radiaciones (UVB, UVA, Visible e IR) y evitan tanto sus daños inmediatos (quemaduras) como los que surgen con el paso del tiempo: envejecimiento de la piel, manchas, pérdida de defensas, alergias e incluso cáncer de piel.

También la contaminación del aire incrementa el estrés oxidativo, inhibe la síntesis de colágeno e induce la inflamación, acelerando el envejecimiento cutáneo, y pudiendo incrementar la aparición de manchas en la piel. 

¿Qué alteraciones a nivel de nuestra piel podemos observar por la exposición al medio ambiente?

Además de los daños producidos por las radiaciones solares, también existe la humedad, que reseca nuestra piel debilitando la función barrera de ésta. 

Esta situación puede agravarse, si al ducharnos más a menudo no usamos productos adecuados que protejan esa barrera cutánea (hay que usar geles de ducha, champús que sean syndet que mantienen el PH fisiológico de la piel) y recuperadores de la piel como hidratantes que restauren la función barrera (proteoglicanos, ácido hialurónico, hidroxiácidos a bajas concentraciones…)

Por tanto, deportistas al aire libre, profesionales y amateur, tomad nota de los siguientes consejos: 

1. Aplica fotoprotector solar adecuado que proteja frente a todo el espectro de radiación ( Ultra Violeta A, Ultra Violeta B, luz visible e infrarroja). 

2. Elige una textura que se adapte a tus necesidades, por ejemplo, gel o spray, resistente al sudor y que no irrite los ojos.

3. Aplica la cantidad suficiente y reaplica el producto cada una o dos horas, según el deporte que estés practicando. Recuerda que existen fotoprotectores en formato stick, que permiten reaplicar el fotoprotector sin mancharte las manos.

4. Toma fotoprotección oral para sumar más protección, para prevenir quemaduras o reacciones alérgicas. 

5. Protege tus ojos con gafas homologadas y usa gorra para proteger tu cuero cabelludo. 

6. Utiliza ropa adecuada para la práctica de deporte con Factor de Protección Solar. 

7. Hidrátate correctamente, y restaura la barrera de la piel con ingredientes que reparen el manto lipídico (cerámidas, proteoglicanos, ácido hialurónico, hidroxiácidos a bajas concentraciones…)

8. Elige productos de higiene que sean Syndet (sin jabón) ya que mantienen el PH fisiológico de la piel.

9. Sigue una dieta equilibrada basada en alimentos saludables. 

Y recuerda, preguntar a nuestras expertas en dermofarmacia. Te ayudaremos y resolveremos cualquier duda que tengas en el cuidado y la Salud de tu piel.👩🏻‍🔬

Y ahora decidme……. 🧑🏻‍🔬

¿Cuántas veces habéis visto en la playa o la piscina gente con marcas de ropa de ciclismo o de prendas de atletismo? 😉 ¡Protégete!

×